Buhardilla

Buhardilla

Seguidores

viernes, 17 de agosto de 2012

RECUERDOS DE MI ABUELA



"Historia"


RECUERDOS DE  MI ABUELA

Una noche, nos contaba mamá una aventura vivida por ella y ahora, quiero  escribirla, para no olvidarla.

“Tenía diez años y pasaba vacaciones en la hacienda con mis padres. Como de costumbre salí a pasear a caballo.

Era una tarde hermosa, el cielo azul, el sol brillante, la brisa cálida y el campo más atrayente que siempre; a lo lejos se oía el suave rumor del río y el perfume de las flores y sus colores, todo lo engalanaban. Muy lejos estaba de imaginar lo que después me iba a suceder.

Hacía ya rato había salido de la casa y me encontraba en campo abierto. Al frente tenía el río un  poco lejos. Atrás, había dejado la sombreada arboleda. Me detuve a contemplar lo soberbio del paisaje, cuando de pronto oí que otros jinetes se acercaban, no se veían pero se podía percibir con claridad el ruido de los cascos, en el  silencio de la tarde. Arranqué de nuevo y seguí al paso. Pensaba, que si eran mis hermanos o mis amigos, nos encontraríamos al llegar al  río.

Entretenida como estaba, no me di cuenta que había sido alcanzada por dos jinetes completamente desconocidos. No sentí miedo, ni temor alguno. Pero sí, mucha curiosidad.  Estaban vestidos al estilo del siglo XVII. Eran, un hombre y una mujer. Pude dominar mi caballo y observar más detenidamente a esos extraños que invadían nuestros terrenos tan tranquilamente y con semejante vestidos. (Parecían que fueran para un desfile de carnaval o un baile de máscaras). El hombre estaba más cerca. Su piel era blanca y pálida, sus ojos azules de mirada absorberte. Su pelo rubio, un poco revuelto por el viento, sus labios delgados y de risa burlona. Y su traje, negro, lo mismo que su caballo. La mujer, era muy linda. Vestida, como su acompañante, de negro. Su pelo era oscuro  y sus ojos, de un lindo color miel que estaban un poco escondidos detrás del  velo de su  sombrero. Sus labios rojos y reía alegremente. (Todavía recuerdo su risa franca y tranquila) .La ancha y larga falda, cubría casi totalmente a su bello corcel blanco, que hacía juego con su hermosa piel. No salía de mi asombro. ¿Por qué vestían de esa forma y que harían allí.?

Mi caballo, estaba muy nervioso. Poco obedecía mis indicaciones. Como pude, arranqué y me empareje con ellos. De nuevo, se encabritó, lo dominé como pude para no caerme y dejé que ellos, se adelantaran. ¡Estaba furiosa!

Los ví llegar al remanso del río. El bajó de su caballo y se acercó  al de su compañera, la tomó por la cintura y la colocó en el suelo mientras la abrazaba cariñosamente. Yo, ya estaba cerca. Mi caballo, se encabritó de nuevo. En realidad, se me hacía muy difícil dominarlo, pero por nada  del mundo me iría de allí.  ¿Por qué me ignoraban?  
El seguía abrazándola con ternura. Yo, me acercaba cada vez más, luchando con mi caballo, pero decidida a hacerme ver o averiguar el porqué  no me veían. En ese momento ví,. que algo brillaba a la luz del sol, era una daga reluciente, quise gritar y no pude. En ese instante se la clavó en el pecho, la sangre brotó semejando una gran rosa roja sobre su vestido negro. El, aún con la daga en la mano, la abrazaba. Ella, no gritó, se sonrió y acarició con su mano vacilante, la cara de ese hombre y quedó muerta en sus brazos. El, la soltó y ella cayó al  río.                                                                                                                                    (Todavía hoy, resuena en mis oídos el sonido sordo del cuerpo al caer.)  El, guardo la daga, subió a su caballo, le dio con la fusta al caballo de ella, que salió desbocado y tranquilamente, siguió río abajo, despacio, con la cabeza muy en alto, miró hacia atrás y alcancé a ver en sus ojos lágrimas. Mi caballo se paró en las  patas traseras, se desbocó y caí al suelo.

Cuando volví en mi, estaba en la alcoba. Mamá,  papá  y otro médico, se encontraban conmigo y se notaban preocupados. Mamá me contó que me habían encontrado en el remanso del  río. Mi caballo había  regresado solo a la casa y dos días llevaba inconsciente y con una fiebre muy alta. Me preguntaron que me había pasado y les conté todo lo ocurrido. No lo creyeron y solo dijeron, que era un sueño producido por la fiebre y mi imaginación.

Nunca más volví a narrar mi historia. Sabía que era real, no un sueño, pero no quería que me tildaran de loca o de mentirosa. Muchas veces intente regresar al río, pero mi caballo no pasaba de la arboleda, se encabritaba y volvía a la casa sin dejarse manejar por mi. Esto, me afirmaba que lo que habíamos visto mi caballo y yo, era real, era cierto, no era mi imaginación, ni un sueño producido por la fiebre, o el estado de inconciencia en el que había estado sumida.

Se acabaron las vacaciones y teníamos que volver a la ciudad para seguir estudiando. Ni mis padres ni mis hermanos volvieron a mencionar lo ocurrido y yo, me olvidé con el tiempote ello.

 Luego viajé a Europa para hacer un curso de Historia sobre castillos, palacios, ruinas y museos, que comenzaba en Alemania y Holanda, para seguir a los países Nórticos y Rusia, para bajar luego, a Italia, Francia, España y Portugal. ¡Esto era un sueño!

Entramos a Holanda por el oriente de este país y llegamos a la ciudad de Minega (Numergen). Es una belleza los paisajes que desde el tren veíamos. Un brazo del río Rin, llamado Waal, la circunda y no muy lejos, se encuentra el río Mosa. La primavera estaba en todo su esplendor; allí, conoceríamos el castillo del Conde Frans Peter Van Peltlaan. Tomamos la carretera. Toda estaba sombreada por árboles frondosos y hermosos pinos.

 Llegamos. Era toda una fortaleza; los jardines, los bosques, y la pradera se extendían por todas partes. A lo lejos, se oía el rumor del río Mosa, (Maas). Bajaron el puente levadizo y entramos al patio de banderas, de allí, nos llevaron directamente a los dormitorios donde nos instalaron nuestras Damas de compañías. Luego, bajamos al comedor donde la familia del Conde nos esperaba para conocernos. Fue una gran velada, nos contaron muchas cosas, que todas nosotras, anotábamos en nuestras libretas. Nos despedimos de ellos y subimos a dormir, pues a la mañana siguiente saldríamos a conocer los jardines, el bosque y la pradera hasta el río que cruzaba la propiedad.

Por la tarde, estaríamos en el castillo conociendo, la sala de armas, la galería de los retratos y el invernadero donde se cultivaban diferentes especies de tulipanes en cualquier época del año.

Por la mañana tomamos el camino que llevaba al remanso del río,: No se, me encontraba nerviosa, algo me recordaba este paisaje. Pasamos la arboleda, llegamos a un valle, a lo lejos estaba el río y hasta nosotras llegaba el rumor de sus aguas.

Todo brillaba con los colores más vivos y cálidos de la primavera. Yo seguía muy nerviosa. Todo esto me recordaba algo. ¿Pero qué?  

Por la tarde, siguiendo el plan de trabajo, nos llevaron a la sala de armas. y a la galería  de los retratos.

El hijo del Conde, que también se llamaba  Frans, se acercó a mi y muy animado me fue explicando, en francés, la historia de cada uno de sus antepasados. Nos encontrábamos solos, pues el grupo de mis compañeras se habían quedado rezagadas.

 Al llegar a un gran ventanal, los rayos del sol de esa tarde de primavera, dieron de lleno en una urna de cristal, haciendo  brillar, una daga de plata maciza. El corazón comenzó a latirme aceleradamente; esa daga era para mi, conocida. Yo en algún lugar la había visto. Pero ¿donde?  Pregunté en mi peor francés, a quien había pertenecido y por qué se encontraba allí, en la galería de los retratos y no en la de las armas.  Frans, no me contestó. Se limitó a acogerme de la mano y me llevó a otro lado  Cuando mis compañeras entraron a la galería, Frans  todavía me acompañaba y muy graciosamente me contaba los amores de sus antepasados

Llegamos a una esquina del gran salón de mármol y entre unas cortinas rojas estaban dos grandes pinturas, que mostraban a una hermosa mujer y un atractivo hombre. Entonces recordé… Eran ellos. Los dos jinetes que había visto en la hacienda y desde sus marcos, ellos me miraban. El con su sonrisa burlona y ella, con la suya, franca y tranquila. Todo me dio vueltas y  caí desmayada.

Cuando volví en mi, estaba rodeada de todas mis compañeras y mi nana me sostenía en su regazo. No alcanzaba a entender que pasaba y ellas, menos. El Conde hizo que todas mis amigas salieran. Mi dama de compañía y yo, quedamos solas con él y su hijo. Me preguntó que había sucedido y le conté todo lo que recordaba de lo ocurrido  en la hacienda de mis padres, ocho años atrás. Muy pálido y sorprendido me dijo:” Esos son mis abuelos. Lo que vio, fue lo que ocurrió hace ochenta años aquí, en el lugar donde estuvieron ésta mañana. En el remanso del río. La daga, es la que está al pié del ventanal. ¿El por qué lo hizo?   Nadie lo sabe. Ese mismo día mi abuelo se suicidó con la misma daga  en éste salón. Además, una sola persona vio el crimen; su hija, mi madre, la cual me lo contó hace ocho años, cuando estaba muriendo.”

Quedé espantada, yo había visto esa escena exactamente hacía ocho años. ¿Por qué?  ¿Por qué tanto tiempo después en un pueblo de Colombia, en un continente distinto, yo había representado el papel de la hija de esa pareja cuando ella moría y revelaba su secreto? ¡Nunca me lo he podido explicar!” Mamá, se quedó en silencio y pensativa". Yo la miré un poco asustada.

¿Quién podría explicarme lo que a ella le había sucedido? ¿Por qué y para qué el espíritu de una mujer mayor, se había comunicado con una niña que tenía la misma edad de ella, cuando había sido la testigo de la muerte de su madre?

. ¿Qué nombre se le puede dar a éste fenómeno? No lo sé, lo único que sé, es que así ocurrió.      
            

                 Eva Margarita




Viernes 17 de Agosto de 2012 

                                                                                                    Derechos de Autor Reservados  











                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario