Buhardilla

Buhardilla

Seguidores

sábado, 1 de septiembre de 2012

LA SOLEDAD


  "CARTAS QUE NUNCA LEERÁS"


"Reflexión”

LA SOLEDAD


Todo el mundo habla de la soledad, todo el mundo cree que el estar rodeado de gente es el remedio para ella, sin pensar que la soledad es parte de  nosotros mismos.

Desde el mismo instante en que comienza el proceso de la procreación. Desde ese instante; nuestra única compañía es ella. Y comienza la lucha. Se comienza el proceso de la muerte y aun así, creemos que nuestra madre, comprende la soledad de nuestra existencia,  en esa oscura paz de su vientre.  Y allí, envueltos en su calor, en su amor. Estamos solos.

Vemos por primera vez la luz y creemos que todo aquello, que nos rodea, nos acompaña. Y COMENZAMOS A MENTIRNOS. ¡No estamos solos! ¡No estamos solos! Nos repetimos.

Pasan los años y todas aquellas cosas que la vida nos da; los amigos, el colegio la universidad, el trabajo el amor; todo aquello de lo que nos rodeamos, buscando llenar nuestra soledad, nuestro vacío interior; creemos que nos acompañan y hacen parte de nosotros, de nuestra esencia y cuando llega el ocaso, y los hemos visto terminar su siclo, o los hemos perdido, nos llenamos de nostalgia, de miedo y sufrimos.

Porque nos da miedo enfrentamos a nosotros mismos y no recordamos que somos seres únicos y totalmente solos y no comprendemos, que la única compañía que tenemos, es la de ella. Para terminar lo que comenzó muriendo, y que nadie puede compartir con nosotros.

Pero nos resistimos. Buscamos siempre muletillas que alivien nuestro vacío interior.
¡QUE TONTOS SOMOS! No pensamos que la soledad, que es parte de nuestra materia, de nuestro ser, de nuestra esencia, que no podemos, aunque queramos, compartirla con alguien; es la única que nos puede dar paz, tranquilidad y serenidad, para ser libres y poder terminar el ciclo de evolución que comenzó en el momento de nuestra gestación.

¡Cuántos sufrimientos nos evitaríamos, si tuviéramos, esta realidad presente! Si comprendiéramos, que somos un átomo de un universo infinito, siempre cambiante y que esa pequeña célula, que todos somos, se va consumiendo en el fuego de la inmensidad oscura del Cosmo al que pertenecemos. Y, donde solo Dios, es eterno.
                             
Mar





                                                                                                                                                                   Derechos de Autor Reservados


Sábado 1 de Septiembre de 2012
                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario