Buhardilla

Buhardilla

Seguidores

domingo, 4 de noviembre de 2012

OTRA CARTA DEL LIBRO "CARTAS QUE NUNCA LEERÁS"


OTRA CARTA DEL LIBRO
“CARTAS QUE NUNCA LEERÁS”
Y QUE YA HABÍA DADO POR TERMINADO






(PRIMERA CARTA DESPUÉS DE LA ÚLTIMA) (XII)


(1.44 DE MI AMANECER 7.44 DE TU MAÑANA)

   

Noviembre 3.
Hoy me siento extraña. Si, es verdad, estoy extraña. Creí que no lo notarían. He luchado todo el día por estar bien, pero no lo he conseguido. He tenido un día, raro, caótico, no por hermoso, sino, por todo lo contrario. Me siento perdida, suspendida en los recuerdos. Un día como hoy moriste. Fue en  un día como hoy que lloré al perderte, al  perderlo todo. Tu amor, tu cariño, mi sueño y también, ese día, dejaste de existir. Sabía que todo era fácil para ti. Pero fue muy duro para mi. 
No me encuentro a mí misma. He  hablado muchas veces, con Dios, hoy. He deseado verte y solo mirarte; como alguna vez lo hice, simplemente mirarte, he llorado, y estoy triste. No quería que lo supieran, que se notara en mi voz, pero sean dado cuenta.

Si en tu mundo, hay recuerdos. Puede que en tu mente encuentres los  que te hagan vivir estos momentos. De que  un día como hoy, acabó todo entre nosotros y también moriste. Tus verdades, tus mentiras, tu amor, tu desamor, tu juego, o no juego. Se terminó, se terminaron  y quedarán sepultados para siempre.

  Mi  amor…se fue contigo y esta realidad que ya conozco, me lastima, me sigue lastimando. Ha sido un proceso de más de un año y esta angustia sigue.

Ya no hay esperanza, ya no oiré tu voz, tus labios se callaron, para siempre. Esta realidad, la quería ignorar. Solo hoy comprendí, que es imposible que vuelvas a la vida.

 Ahora, estoy un poco más tranquila. He hablado conmigo misma. Con inteligencia, con cariño, sin castigarme por algo que no tengo la culpa  y he entendido, que te perdí, que ante la muerte, nada se puede hacer .

Mi amor por ti, llegó, como llega un ladrón, y se robó  mi corazón. ¿Por qué?. Le pregunto a Dios, y no responde, Le he pregunto a la vida, muchas veces, y la vida, sonríe. Le pregunto al destino, y no lo sabe... (El mismo juego de siempre, nadie me explica nada) Me han robado mi tranquilidad, mi paz, que era lo más parecido a la felicidad, que yo tenía. Las han entregado a otras manos, tus manos. A otros sentimientos, tus sentimientos, que no supieron que  hacer con ellas. Y ahora, sigo sin entender, el por qué, me toca dar solución a una situación de angustia que no conocía y  no deseaba  conocer, y que no quiero seguir viviendo.

Espera…Me dice la razón.... Todo sanara y el rio volverá a su cauce. Espera... Espera… Me dice, el corazón. Espera  Espera.... Me dice la vida.... Espera…¿Esperar qué?


Mientras tanto... Debo conformarme con dulces gotitas de cariño, que agradezco, Que deseo. Que me hacen creer, que soy amada y cuando recuerdo, que solo es eso, gotitas de cariño, me hacen sentir como una limosnera, implorando un poquito de amor y nos las quiero .Nunca he pedido a nadie nada y menos amor. Por ello, no quería que hoy nadie notara que estaba o estoy extraña. Triste muy triste. 


Mar




No hay comentarios:

Publicar un comentario