Buhardilla

Buhardilla

Seguidores

jueves, 18 de abril de 2013

UNA AVENTURA CASUAL III





CUENTO, DE FICCIÓN, DE REALIDADES.






Tercer Capítulo III



Todo estaba listo. Los camperos para atravesar la cordillera, y todo el equipo propio de unos científicos independientes para poder llegar al oasis.

 Hacíamos parte de una caravana. En este territorio, nadie podía viajar solo.  Allí, en el oasis, en pleno desierto, encontraríamos a los científicos verdaderos  y recibiríamos todas las instrucciones necesarias para seguir las excavaciones que nos harían encontrar la antigua capital de este reino. Una ciudad de ensueño, según decía la leyenda.

 Llegamos al punto de reunión y así, comenzó nuestro trabajo. Las fotografías en las montañas fueron bellas y las de la caravana, con sus  camellos ,caballos, (hermosísimos), burros y camperos, eran de una armonía total. Lo mismo que sus tiendas y campamentos.

 Los hombres de esta tribu, (los especializados, en cruzar las montañas y el desierto, son de una tribu nómada, pacífica) no todas las tribus del desierto lo son, ni prestan este servicio. 

Estos, eran bellos: Altos, fornidos y como sus mujeres, de facciones perfectas.

Trabajaban, cuidaban de cada uno de los que hacíamos parte de su caravana, pero además, eran altivos, orgullosos y siempre, guardaban una cortante distancia con los extranjeros.

Viven en medio de un gran lujo. Las tiendas son de seda, el piso lo cubren con alfombras persas y los cojines, son de plumas y terciopelo. En éste ambiente, viviríamos mientras avanzábamos. El campamento fijo, era igual. 
Y así viviríamos hasta completar nuestro trabajo. (Nosotros en nuestras tiendas, independientes de ellos, pero, compartiendo a ratos).

 Nuestro misión era, tomar fotos, filmar, todo el trabajo de los científicos escribir, sus historias y lo mejor, el encuentro de la Ciudad, la antigua capital de este reino. Una Ciudad de ensueño. kasofia  existente  3.000 años antes de Cristo,  que se encontra, todavía hoy,enterrada por las arenas del desierto.  

¡Nuestra gran noticia! ¡Nuestra exclusiva! ¡Nuestro triunfo!

 (Pero en lo que sí, debíamos tener cuidado era,  que no se supiera nuestra verdadera profesión: “Periodistas”. (Que de científicos, no teníamos nada)

Nada raro  había ocurrido. Las comunicaciones diarias con el periódico, nos indicaba que todo estaba en orden, tanto de parte de ellos, como de nuestra parte. 

Algo nos llamó la atención y fue la cantidad de refugiados que se dedicaban a tejer las llamadas alfombras persas y fue esto, un trabajo adicional para nosotros.

La cantidad de historias, de anécdotas, de vivencias y recuerdos iban quedando en nuestras películas y grabadoras.  Pero, también, nosotros, llamábamos la atención, entre el grupo de científicos, trabajadores, nativos y refugiados.

Era tanto el material de trabajo, tan diferente, tan variado, tan interesante, que tal vez, nos descuidamos en cubrir nuestra verdadera identidad, y nos embriagamos con la cantidad de todo aquello, que teníamos en nuestras manos.

Y, comenzamos a notar cosas muy raras: Recelo, desconfianza, inquietud, grandes silencios, o el deseo oculto, pero notorio, de uno o de otro, para profundizar en un problema regional, nacional, internacional, religioso, o político. Como noticia, era un material valioso. Algo maravilloso,   pero los riesgos se hacían grandes. Al principio no nos dimos cuenta, pero poco a poco, comenzamos a comprenderlo. ¿Fue un error nuestro? ¿Nos confiamos o descuidamos? ¿Estábamos triunfando o fracasando? No lo sabíamos, o no lo queríamos comprender abiertamente. 

Pronto nosotros mismos,  iríamos a la boca del lobo y felices entraríamos en ella sin medir las consecuencias. Nos embriagamos con una oportunidad, que sin buscarla,  nos llevaría al éxito total. (¡Pobre de nosotros! ¡Que ilusos fuimos!)   
        
Un día llegamos al bazar de Iván. Íbamos de compras. Él era el proveedor de todo el campamento, todo lo que necesitábamos, lo conseguíamos allí. (Era una gran tienda). Nos hizo entrar y nos llevó al fondo, que estaba separado por una linda y gruesa alfombra. (Una tienda pequeña metida en la gran tienda).   Nos miramos Kan  yo, no comprendíamos nada, pero pasamos.

 “Este será vuestro cuartel, mientras estéis acá” nos dijo Iván, sentándose frente a un radio transmisor de largo alcance y de última tecnología. Siguió hablando: Yo soy SZ24 y Uds. deben escoger un número que los identifique. Nosotros… No hablábamos, nos mirábamos y nada más. Creo, que este,  fue nuestro primer  error.

Y sigue una cadena de pequeños, pero transcendentales errores. Que nadie, se los podía imaginar y  menos, nosotros, que estábamos embriagados con tanta información. 

Siguió hablando: Mi clave es par. Tengo pareja. Por lo cual, Uds. tendrán una clave par, por ser pareja.  Ahora, recibiremos la comunicación de un  un solitario: SZ1.

Se escucho la voz de este personaje: "Llamando: SZ1 llamando". Iván, dijo: "Listo: SZ24 escucho". y de nuevo la voz de SZ1 se escucho: "Paloma mensajera vuela a casa" Fuera.  No dijo nada más...

(En ese momento, comprendí, que todos estábamos en un error y que ya,  era imposible retroceder).

Eva

 ( Continuará... El Cuarto capítulo, vendrá pronto.) (18-04-13)                     




  Derechos de Autor Reservado





No hay comentarios:

Publicar un comentario