Buhardilla

Buhardilla

jueves, 31 de diciembre de 2015

ORACIÓN DE FIN DE AÑO "Tradición Familiar"



ORACIÓN DE FIN DE AÑO
"Tradición familiar"
Autor desconocido
       
Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad. Tuyo el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.  
      Al terminar este año, quiero darte las gracias por todo aquello que recibí de Ti.
Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que pudo ser.
        Te agradezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas, pude construir.
       Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que están más lejos. Los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar. Con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.
       Pero también, Señor, hoy quiero pedir perdón; perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho y perdón por vivir sin entusiasmo.  
    También perdón, Dios mío, por la oración que poco a poco fui abandonando y que hoy decido asumir con más responsabilidad y entusiasmo. Por todos mis olvidos,  descuidos y silencios, nuevamente te pido perdón.
     En las próximas horas iniciamos un nuevo año y detengo mi vida ante el nuevo calendario aun sin estrenar y te presento estos días  que solo Tu sabes si llegaré a vivir.
    Hoy pido para los míos y para mí,  la paz y la alegría, la fuerza, la prudencia, la claridad y la sabiduría.
     Cierra mis oídos a toda falsedad y mis labios a las palabras mentirosas, egoístas mordaces o hirientes.
     Abre en cambio mi ser, a todo lo que es bueno, que mi espíritu se llene solo de bendiciones y las derrame a  mi paso.
     Cólmame de bondad y alegría para que cuantos se acerquen a mí, encuentren en mi vida un poquito de Ti. 
       Dame un año feliz y  enséñame a repartir siempre: paz, Amor, y Felicidad. Amén.


Abrazos y bendiciones para todos mis amigos y conocidos. Como para los que tengan la oportunidad de leer esta Oración de Acción de Gracia.
2015 - 2016

Eva

sábado, 19 de diciembre de 2015

MI SALUDO DE NAVIDAD

Queridos amigos:
Ha llegado otra nueva Navidad, otra nueva esperanza.
Otro fin de año, otro principio.
Nuevos proyectos. Otros sueños.
Tal vez, realizaciones que estuvieron olvidadas o represadas.
Dolores que se fueron. Ilusiones nuevas que nos hacen suspirar.
Todos esperamos que estos trescientos sesenta y seis días,  (no cinco), nos alcance para realizar todas nuestras metas.
Que la divina familia nos acompañe en esta nueva aventura y nos bendiga a todos.
Paz para el mundo y para todos Uds. que están tan cerca de mi corazón. 
Eva    
Diciembre 2015 – Enero 2016

    

martes, 11 de agosto de 2015

MI VIAJE (Capítulo IV Último)


MI VIAJE 



Capitulo IV Último 


Aun estando en el jardín y de la mano de Manuel, no me sentía tranquila. ¡No era posible que Fernando estuviese allí! Él estaba muerto. ¿Quién estaba usurpando su nombre su identidad y su obra? Su familia había sido una familia pequeña y toda muy temprano, falleció. No había hermanos, ni sobrinos. Nadie que pudiese  hacerse   pasar por él, o llevase su misma sangre. Nadie.

Si, su obra había desaparecido, pero sus padres, en ese momento, vivos.  Pudieron hacer lo que quisieran  con ella y nadie saberlo.

 Era la única explicación que yo tenía.

Volvimos a entrar al salón. Nuestros amigos y compañeros nos reclamaban para hacer sus comentarios y contarnos que hasta ese momento, era el único pintor que no había aparecido. Nadie sabía su nombre. Todo el  mundo comentaba, (en diferentes idiomas) porque había gente de todas partes del mundo. Lo curioso de la firma de los cuadros más hermosos de la exposición. Solo una F.  Grande sí, pero minúscula.

Manuel solo miraba acá, allá  y se lamentaba no tener su cámara, (era el mejor fotógrafa que teníamos en el grupo) captaba todas las emociones de un ser humano, con su cámara. ¡Es un gran artista!
Pasaron los segundos, los minutos. Los otros expositores estaban, el no.

De pronto por la puerta lateral del jardín, entro un hombre, con un esmoquin, perfecto, con una sonrisa, suave, solo insinuada, de ojos azules muy tristes. Se para en el dintel de la puerta, nos miró a nosotros, a todo el grupo y solo le dije a Manuel: es el, es mi amigo…

Manuel me retuvo, para que  no me desmallara y  nos retiramos, mientras, yo, sentía que todo daba vueltas a mí alrededor. En una pequeña salita,  donde había mesas y sillas, como para hacer una pausa y cómodamente, tomar una copa. Nos sentamos. Manuel solo me miraba, nada me decía y así estuvimos un buen rato.

Nuestros compañeros que estaban en el salón, nos contaron luego, que los otros pintores, especialmente el anfitrión de la exposición, se acercó a él, lo saludo muy amablemente y lo presento, como el autor de la obra pictórica que representaba nuestro País, él se limitó a sonreír y salió por la misma puerta lateral del jardín.

Eugenia y Carlos, otros de nuestro grupo, salieron tras él, pero allí no lo vieron más.

Al volver al salón, nos pusimos de acuerdo para pedir toda la información escrita que en varios idiomas. Estaban a la disposición de los invitados en diferentes puntos de la gran sala. Era necesario salir de allí. Ninguno de nosotros, queríamos estar en ese bello lugar.

Salimos y regresamos al Hotel.

Todos hablaban al mismo tiempo. Todos decían algo distinto. Todos le pedíamos a  Manuel una explicación, al fin y alcabo, él era el conocedor de estos fenómenos paranormales. Pero él, tampoco tenía idea de lo que había ocurrido, o estaba ocurriendo.

Regresamos a Barcelona Allí, nos despedimos y cada grupo de periodistas, volvimos a nuestra tierra.

La pista a los cuadros la seguimos y supimos, luego de un tiempo, que habían sido comprados por un petrolero árabe. 

Y ahí, termino un sueño hecho realidad por un momento y vivido sobre el océano atlántico. Lejos, muy lejos, de donde, murió un chico lleno de sueños, que quedó sepultado en una montaña, que ahora está llena de árboles y muchas, pero muchas flores silvestres y hermosas. 

Nunca se ha encontrado, ni su coche, ni su cuerpo, ni su obra pictórica. Solo es una linda montaña de su tierra.  

Fin.

Eva

Miércoles 12 de agosto de 2015  


Derechos Reservados de Autor 

viernes, 17 de julio de 2015

MI VIAJE Capítulo III

MI VIAJE 


Capítulo III

Ya al día siguiente de mi llegada, en la oficina hablaba con un compañero, que como a mí, nos gusta los temas  paranormales.

En ese intercambio de sucesos, le comente de mi sueño y que en realidad no tenía nada que ver con mi presente y aunque, involucraba a una persona muy querida por mí, que ya había muerto y nunca tuvo la oportunidad de viajar. Y aunque pintaba, no era tampoco, un pintor  de renombre, al momento de su muerte. Además, le describí la ciudad que había visto en sueños y todos los grandes y pequeños detalles de mi viaje astral.

Manuel, que así se llama mi compañero y es argentino, se paró sin decir palabra y me dejo con mi historia empezada y todo el trabajo por hacer.

Toda esa tarde Manuel se desapareció y al terminar la jornada laboral todos nos fuimos a caminar y a gozar del clima primaveral que empezaba a convertirse en un hermoso y placido verano.

Manuel no apareció por el Hotel. Ninguno nos preocupamos, ya que él tenía esa costumbre o manía, decían algunos del grupo, de desaparecer, con cámara,  grabadora y solo.

Al amanecer, más o menos tres o tres y media, tocaron a la puerta de mi habitación y era Manuel con una carpeta grandísima, de escritos y fotos.

Se sentó en la cama y todo lo esparció por ella: fotos, artículos, planos, grabaciones y comenzó a mostrarme a leerme, a explicarme. Yo no entendía nada. Tomando las películas las expuso y hablaba y hablaba y yo, comencé a entender todo. Era una linda ciudad que estaban terminando, era una obra de arte toda ella y allí, estaba la galería que yo había visto en sueños, la plazoleta,  las fuentes, sus grandes centros comerciales y también, su soledad.

Me mostró las fotos de la gran galería. Sus salas eran enormes iguales a como yo las había visto, pero los cuadros estaban todos cubiertos, por lienzos  que los protegían. Pronto abrirían las puertas al público y si estábamos todavía trabajando allí, podíamos desplazarnos y conocer la ciudad y la galería y además, ver las obras de arte que iban hacer exhibidas. Todo esto me lo explicaba Manuel y nos dieron las seis de la mañana.

En el desayuno hablaba y exponía sus ideas al grupo, para que fuera factible nuestro viaje y así escribir sobre su tema preferido: "los fenómenos paranormales" Quería demostrar la teoría, según él, que todo ya estaba vivido en la mente humana antes de que se viviera físicamente. 

Mi viaje, exclusivamente de trabajo, se convertía poco a poco en una aventura colectiva. Me preguntaba mentalmente si a Fernando le gustaría todo aquello. Si lo volvería a ver como en  el sueño, en la gran plaza de la galería, si los cuadros eran sus obras. ¡La curiosidad me mataba! Pedía que en sueños me diera una respuesta de rechazo o de aprobación, pero no, el sueño del avión, no se repitió.

Y llego el día. El viaje fue aprobado y todos nosotros, los reporteros gráficos de Latinoamerica, fuimos invitados a la inauguración de la galería de arte. De la ciudad más hermosa y moderna del mundo, DUBAI.

En el aeropuerto, ninguno del grupo podíamos hablar. Todos estábamos ocupados con nuestras cámaras, filmando, fotografiando aquí y allí y corriendo llegamos al hotel.

Era todo tan admirablemente hermoso, que hablar, habría sido una falta de respeto. Fotos y  más fotos, película tras película y así corriendo, llegamos a nuestras habitaciones nos cambiamos y salimos con nuestras credenciales y sin cámaras ni filmadoras para la maravillosa obra de arte a la cual nosotros estábamos invitados. (Con credenciales de periodistas y sin forma de hacer una verdadera crónica. ¡Ni siquiera una libreta! ¡Nada!

Bueno… llegamos. Describir tanta belleza y majestuosidad, es imposible, por lo cual, seguiré con mi relato: mi sueño, convertido en aventura por Manuel.

Al entrar después, del gran salón y hecho todos los brindis y demás ceremonias, pasamos a la sala principal: Cada país y cada continente, tenía un artista con su obra. Al llegar a mi continente a mi país. Quede muda. Cada cuadro cada lienzo, me era conocido me era familiar. Manuel estaba a mi lado. Me miraba, nada decía. Solo me observaba y tenía mi mano, que apretaba la suya. ¿Dónde estaba el maestro realizador de ella? No estaba, lo busque con la mirada por todo el salón. No estaba.  Los cuadros solo tenían una F. Solo una F. No había fecha. Solo un número 1-2-3 etc. 

Callada y de la mano de Manuel  salimos al jardín lleno de fuentes luminosas en medio de una tarde suavemente cálida, pero a la fuerza del maravilloso invento de enfriamiento ambiental.  

Manuel me preguntaba y me preguntaba y yo… pobre de mí, no sabía ni que responder. ¿Como explicarle a él, lo que había visto, experimentado y menos, lo que pensaba de este hecho? 

¡Era lo mismo que había visto en mi sueño a más de 20.000 pies de altura, sobre el océano atlántico!  

Eva       


Viernes 17 de Julio de 2015
Continuará          

Drechos de Autor Reservados


                         

jueves, 16 de julio de 2015

UN ADIÓS PARA MI HERMANO


UN ADIÓS PARA MI HERMANO

CÉSAR OCTAVIO ESCOBAR SIERRA

´"Estoy cansado…me voy, me llaman… me están esperando"

 Cerraste los ojos y tu voz, tu maravillosa voz… se perdió en el camino que te llevaría hasta la luz donde nuestros padres te esperaban, felices de tener a su primogénito con ellos, a su pequeño "TATA"   a su maravilloso, cantante, al heredero de todos sus sueños.

Es cierto, que los padres nos aman a todos los hijos por igual, al mayor, al menor, al de la mitad. Pero el mayor, es la realización de su amor, de sus ilusiones. Es el soñado desde mucho antes de nacer. ¿"Tendrá tus ojos"? ¿"Quizás, tus labios"? ¿"Su pelo será así"?

Van formando su perfil, su alma, su figura, su inteligencia y hasta su futuro lo tienen planeado. Cuando llega la plenitud de ese amor hecho realidad; es la máxima felicidad de esta pareja de recién casados.

Por ello.  Te esperaban, por ello, te llamaban y, corriste a sus brazos,  como la primera vez que diste tus primeros pasos.
Ahora, estas con ellos y con tus hijos, los que te precedieron en tu viaje. Y en el cielo... están de fiesta al escucharte entonar el  Ave María, Schubert o muchas otras, canciones, que a veces, en unión de nuestros viejos, entonabas.

Querido hermano. Hoy te recuerdo con toda tu altivez, también con toda tu bondad.

Te recuerdo como buen hijo, buen hermano, buen esposo, padre ejemplar de un grupo de chicos, que ya son mayores, que como tú, son ejemplo de hijos, de  ciudadanos de bien, que heredaron de ti, tu inteligencia, tu orgullo y también el amor que sabías dar y sembrar.

Querido hermano se feliz, Dios te ha recibido también, con sus brazos abiertos, ya que los dos, siempre fueron amigos, confidentes y cómplices. Tu fe, tu confianza en Él, siempre fue la luz que guió tu vida, en cada momento de ella.

Has cumplido tu misión a la perfección. Ahora se feliz en el paraíso donde todos te esperaban con tanto amor. 

 Feliz viaje Hermano. Feliz Viaje.

Eva

Lunes 13 de julio de 2015


miércoles, 3 de junio de 2015

MI VIAJE CAPÍTULO II

MI VIAJE



Capítulo II


Bueno, en el juego de esta noche, de dormir y despertar. De soñar por capítulos. Me quede por fin dormida y continúe con él.

En esta desierta y hermosa ciudad, con un sol resplandeciente, sin montañas, con grandes jardines, muchas fuentes y con  el Palacio de Exposición, jamás imaginado, seguí viendo toda tu obra. Pinturas, bosquejos y varias, que a tu muerte, habían quedado empezadas  y como las demás, habían desaparecido. Más otras, que no conocía, que no había visto nunca. ¿De dónde habían salido?

Camine de sala en sala y a cada paso que daba, más sorprendida quedaba.  Estaba completamente sola. Una suave melodía se escuchaba. Tampoco me era conocida, pero si era fascinante, cadenciosa y tranquilizante.  Más una fragancia, que no  era dulce, tampoco, seca,  muy suave, a lavanda.

___________________________o__________________________

Cuando la montaña calló y sepulto tu coche. Se formó en ese abismo, una explanada,  de tierra negra que poco a poco se fue llenando de flores pequeñas de lavanda que nadie había sembrado y que allí, aunque es la  tierra de las flores, la lavanda es escasa. Aun, ahora, la supremacía en  ella, es: "La lavanda".

___________________________o__________________________

En el mismo sueño, me preguntaba: ¿Dónde estoy? ¿Que estoy haciendo acá?  Pero esta inquietud no me despertaba y tampoco en mi sueño, esas preguntas tenían respuesta.

Ni siquiera, ahora que ha pasado tanto tiempo. Tienen una explicación, o una respuesta. 

Al amanecer de ese nuevo día, ya en otro continente, con otra hora distinta, desperté. No estaba inquieta, como al principio de mi sueño. Estaba tranquila, relajada y dispuesta hacer lo que tenía que hacer. Trabajar. Todo mi equipo estaba completo, todo en orden y respiré ese aire del  mar mediterráneo, tan diferente a nuestro mar.

Como si fuera la primera vez, escudriñe la Ciudad, tenía la necesidad de encontrar una semejanza con la que había soñado. Pero no. No era parecida. Esta, también hermosa, pero llena de vida, de gente. Llena de contrastes entre lo antiguo y lo nuevo. Llena de pasado, de historia, con un lindo presente y con un futura esplendido. No era la Ciudad que en sueños, había visitado. No.  

Eva

Continuará…

 Miércoles 3 de Junio de 2015


Derechos de Autor Reservados 

domingo, 24 de mayo de 2015

MI VIAJE CAPÍTULO I



MI VIAJE




Capítulo I


Viajaba como siempre, en avión y como siempre, me preparé a dormir todo el vuelo. Y así lo hice.

De pronto todo cambió a mí alrededor:
 Me vi una ciudad  grande, moderna, increíblemente hermosa. Caminaba con seguridad. Puedo decir que la conocía muy bien y me era familiar.  Pero me llamó la atención que estuviese desierta. Nadie caminaba en sus calles, los coches, estaban quietos y estacionados. Los semáforos, emitían sus señales correctamente. Sus tiendas, estaban abiertas, pero no se veía a nadie. No había un ser humano en sus calles.

Llegué a un parque. Sus jardines bien cuidados, sus flores frescas, sus fuentes funcionando, sus árboles podados y muy verdes, todo perfecto. 

Pero yo, estaba sola, en esa inmensa ciudad.  ¿Dónde estaba la gente? ¿Qué hacía yo allí? Decidí sentarme en un café al aire libre.  Olía a café de mi tierra. Esa fragancia me envolvía y me recordaba a mi gente, mis raíces. Nadie atendía, como todo, a mí alrededor, estaba solo, vacío.

De pronto, te vi a lo lejos…Te acercabas. Y así, como te aproximabas… te vi desaparecer.

Desperté sobresaltada, y me encontré de nuevo, en el avión semi a oscuras. Tu fragancia me envolvía. Tu voz estaba en mis oídos. Todos estaban dormidos. 

Espere un momento para llamar a la azafata y pedirle una copa de vino y  me prepare para leer un libre. Paso un tiempo y no sé cómo, me quede dormida y en mi sueño, volví a encontrarme en la misma ciudad, ahora, puedo decir, que parecía el segundo capítulo de un libro de misterio, o el segundo acto, de una rara y poco común obra de teatro.

Ya no estaba en el café. Me encontraba en las puertas del Palacio de las Artes. ¿Pero de qué Ciudad?

Entre y en la primera sala, tan desierta como toda la Ciudad. Vi retratos muchos retratos y todos,  eran parte de tu obra.  De esa obra, que jamás exhibiste, que era tu sueño. ¿Pero dónde estabas? Yo te había visto y desapareciste. Pero nada de esto tenía lógica. Tú, estabas muerto y tu obra, había desaparecido. Nadie, sabía dónde se encontraba.

En ese momento, la azafata, me despertó. 

Le pedí otra copa  de vino tinto caliente, como el primero, pero esta vez, no cogí el libro. Cerré los ojos y por los audífonos escuche nuestra música.

Pensaba… Reconstruía esos dos sueños, que eran uno.  Solo uno… el segundo que era la continuación perfecta del primero. (Primer capítulo, segundo capítulo)

Era raro muy raro. ¿Cómo un sueño podía tener continuidad, después de una pausa entre la primera y segunda parte  y además, ser tan real?

No solo eso. En la realidad, a tu muerte, había desaparecido toda tu obra, todas tus pinturas, hasta los bosquejos. Nunca se supo quién las tenía, o si habían sido robadas  por personas desconocidas. Yo en  mi sueño, a más de veinte mil  pies de altura, sobre el mar caribe, las había visto, en una ciudad desconocida, desierta y no se puede negar, hermosa. 

Eva

Continuará…

 Domingo 24 de mayo de 2015


Derechos de Autor Reservados             
     

     



              

sábado, 25 de abril de 2015

MUCHOS AÑOS DESPUÉS



MUCHOS AÑOS DESPUÉS

Hoy, día de tu cumpleaños Te he recordado.  Hace mucho tiempo ya, que nos conocimos y hace mucho tiempo ya, que la vida nos separó.

Fue tan hermosa  nuestra historia. El día que llegaste a mi vida, que llegué yo a tu vida.  Dos pequeños desconocidos.

Recuerdo, tu gabán de niño, tu cachucha. Recuerdo, mi vestido, la falda plisada, de paño escoses, la chaqueta, azul, y mi boina. Tú de la mano de tu padre y yo, de  la mano del mío. Seríamos vecinos. Estudiaríamos en el mismo Colegio y así empezó, lo que solo terminó cuando ya estábamos grandes. Cuando juntos, compartíamos, amigos, universidad, cuando todo nos sonreía, cuando nos amábamos.

Hoy es tu cumpleaños…Hoy, hace mucho tiempo, intercambiamos las medallas de la Virgen que siempre nos acompañarían. La tuya, con mi nombre, la mía, con el tuyo. También recuerdo, tu último regalo, en mi cumpleaños.  Mi  argolla de grado, con tu nombre y la tuya… con el mío.

Éramos felices… ¿Cómo puedo definir nuestro amor, nuestro  compañerismo, nuestro cariño, nuestro mutuo respeto y admiración? No hay palabras. Nunca las hubo. Tu mirada todo lo decía y en la mía, encontrabas la respuesta a todas tus inquietudes.

Pero la vida es así. Tú me enseñaste a soñar. Juntos construimos ese mundo de  ilusiones. Ese mundo, donde nos perdíamos viajando, por el mundo. Donde aprendimos el idioma de las flores, de los pájaros, del arroyo cristalino, del arrullo, del mar, de la música. Juntos aprendimos, a escribir con estrellas. Juntos aprendimos el sonido de la noche y juntos aprendimos, la dulzura de la lluvia.

Te cuento… tú lo sabes,  he querido compartir ese mundo mío. Que ahora, es solamente mío,  con alguien, pero pasan los años, los meses, los días y nadie es digno de ello. Por lo cual, tú también lo sabes, no espero a nadie.

He viajado también, por el mundo. He ido a nuestra isla. (Todo lo que no pudimos hacer juntos, lo he hecho, con tu recuerdo)

En todos, los que se acercan a mí, busco tus ojos, busco, tu sonrisa… Nuestro amor. Pero no, no lo encuentro, no te encuentro.

Alguien llego lejos. Tú lo sabes bien. Pero mintió, engaño, fingió y también, desapareció en una montaña. Muy lejos, muy lejos de acá. Pero aun así,  aunque fue duro, no dejo ninguna huella imborrable, ninguna. Como la huella que tú dejaste.

¿Recuerdas a nuestro compañero? El sí ha estado siempre a mi lado. Trabajamos juntos, me aconseja, me guía, me regaña, reímos juntos y nunca, ha dejado que te olvide.

Es, en realidad, mi único amigo. Sabe todo de mí y yo todo lo sé, de él y siempre, estás tú con nosotros.

Hoy, como muchas otras noches, te recuerdo. Y miro  la montaña, donde estas. Siento tu perfume, tus manos, tu sonrisa, tu presencia y llevo la argolla y la medalla, conmigo. Las que tú, también, por siempre y para siempre llevaras. 

Feliz cumpleaños cariño mío, felices sueños. Que la paz de Dios siempre este contigo.

Tu amor,

Eva  
Nunca había escrito sobre nosotros.
Hoy pude hacerlo.
Domingo 26 de abril de 2015. 

Derechos de Autor Reservados       

 




domingo, 5 de abril de 2015

FELICES PASCUAS FLORIDAS



Queridos amigos y seguidores,
Gracias por sus saludos de Pascuas.
Reciban, desde mis blogs, con amor
Para Uds. mi saludo de

Felices
Pascuas Floridas.
Domingo 5 de Abril de 2015
Eva Margarita

miércoles, 4 de marzo de 2015

EL SUEÑO (Cuento)


ADELITA Y SU SUEÑO 
Cuento 

Los sueños de Adelita, eran los mismos de siempre. Desde que nació, quería volar.

A su mamá le costaba trabajo, desde ese instante, impedírselo. ¿Pero que podía hacer con Adelita?  Primero le protegió con almohadones, luego… se inventó lo que pudo para que Adelita no fuera a sufrir  ningún percance y así, hasta que tuvo que conseguir una gran jaula, grande, bonita, confortable, para tenerla segura. 

Pasaron los años y Adelita fue creciendo y día a día, era más hermosa. Todos la admiraban, la querían. Inteligente, aprendía rápido y era muy dulce. Pero seguía con la misma idea: volar. 

A veces, se escapaba al jardín y para todos era una tragedia. Adelita, subía y bajaba, como un avión, a veces tropezaba, caía y se levantaba para retomar su "vuelo" hasta que por fin, caía en manos de alguno de la casa y era devuelta a su jaula.

¡Pobre Adelita, lloraba y lloraba. No tenía consuelo!

Los mejores especialistas, la veían. Todos los tratamientos los experimentaban en ella. Pero nada, Adelita seguía soñando en ser libre y volar. Por algo había nacido con esa idea.

Cuando Adelita ya era una adolescente, desde su cautiverio, ve  a alguien muy guapo y  se enamora de él.   Su primer amor, su gran amor y ella, sin poder volar, solo suspiraba.

Hasta que un día, ese alguien apareció en su casa y entro a su refugio  forzado.

Todos los días iba a estar  con ella. Caminaban, se sentaban, suspiraban y así,  se  fue olvidando de su deseo de volar.

Todos en casa estaban felices. Los especialistas que la habían tratado, no lo podían creer. 

Así pasaron los días, los meses y para el invierno de ese año, Adelita se casó con su galán. ¡El milagro se había realizado! Adelita, ya no volaba más.

Pasaron los meses y Adelita tuvo gemelos, tan hermosos como ella y como su amado galán.

En casa de mamá todo era felicidad. Los "gatitos", no nacieron con la idea de volar.  

Eva 

                  
Miércoles 4 de febrero de 2015


Derechos de Autor Reservados