Buhardilla

Buhardilla

Seguidores

miércoles, 3 de junio de 2015

MI VIAJE CAPÍTULO II

MI VIAJE



Capítulo II


Bueno, en el juego de esta noche, de dormir y despertar. De soñar por capítulos. Me quede por fin dormida y continúe con él.

En esta desierta y hermosa ciudad, con un sol resplandeciente, sin montañas, con grandes jardines, muchas fuentes y con  el Palacio de Exposición, jamás imaginado, seguí viendo toda tu obra. Pinturas, bosquejos y varias, que a tu muerte, habían quedado empezadas  y como las demás, habían desaparecido. Más otras, que no conocía, que no había visto nunca. ¿De dónde habían salido?

Camine de sala en sala y a cada paso que daba, más sorprendida quedaba.  Estaba completamente sola. Una suave melodía se escuchaba. Tampoco me era conocida, pero si era fascinante, cadenciosa y tranquilizante.  Más una fragancia, que no  era dulce, tampoco, seca,  muy suave, a lavanda.

___________________________o__________________________

Cuando la montaña calló y sepulto tu coche. Se formó en ese abismo, una explanada,  de tierra negra que poco a poco se fue llenando de flores pequeñas de lavanda que nadie había sembrado y que allí, aunque es la  tierra de las flores, la lavanda es escasa. Aun, ahora, la supremacía en  ella, es: "La lavanda".

___________________________o__________________________

En el mismo sueño, me preguntaba: ¿Dónde estoy? ¿Que estoy haciendo acá?  Pero esta inquietud no me despertaba y tampoco en mi sueño, esas preguntas tenían respuesta.

Ni siquiera, ahora que ha pasado tanto tiempo. Tienen una explicación, o una respuesta. 

Al amanecer de ese nuevo día, ya en otro continente, con otra hora distinta, desperté. No estaba inquieta, como al principio de mi sueño. Estaba tranquila, relajada y dispuesta hacer lo que tenía que hacer. Trabajar. Todo mi equipo estaba completo, todo en orden y respiré ese aire del  mar mediterráneo, tan diferente a nuestro mar.

Como si fuera la primera vez, escudriñe la Ciudad, tenía la necesidad de encontrar una semejanza con la que había soñado. Pero no. No era parecida. Esta, también hermosa, pero llena de vida, de gente. Llena de contrastes entre lo antiguo y lo nuevo. Llena de pasado, de historia, con un lindo presente y con un futura esplendido. No era la Ciudad que en sueños, había visitado. No.  

Eva

Continuará…

 Miércoles 3 de Junio de 2015


Derechos de Autor Reservados