Buhardilla

Buhardilla

viernes, 16 de noviembre de 2018

HOLA, ALMA MÍA (DIALOGO PERSONAL)



HOLA, ALMA MÍA
Hola Alma Mía:
Hace mucho tiempo que no nos encontrábamos. Aunque siempre estamos juntas, pero calladas y muy solas. ¡Como aprendimos a estar solas!  
Pero la tarde, su frío, la oscuridad del ambiente y esta hora del 
estío, ha hecho que nos veamos frente a frente, de nuevo. 
Sí, no digas nada… las dos estamos tristes, muy tristes. Hoy, recordando otra tarde, otro tiempo, otros suspiros y otros sueños. 
Como siempre, la soledad nos acompaña, a veces en silencio y otras… entre suspiros y lágrimas.
Pero tú y yo, no nos separamos. Aunque estemos solas, aunque estemos cayadas,  tristes, contentas o simplemente… perdidas en nuestros propios sentimientos. En nuestros propios sueños… en nuestras propias tristezas y en nuestros propios fracasos.
Esta tarde. Tiene la misma fragancia de esa tarde, en que conocimos el dolor de la soledad. Tiene el sonido, el ruido y  la voz característica del silencio. El ritmo cadente y suave de los árboles y el beso de la brisa, en nuestros labios. Mientras el corazón, solo podía decir: “estas sola”. ¡Esta es la soledad! “La que tú, no conocías porque nunca la habías vivido, porque nunca, la habías sentido”.
Pero tú, alma mía, decías: ¡No… siempre sola… no!  ¡No! ¡Estoy yo, que le acompaño! ¡Estoy yo, que jamás te dejare! Estoy yo. ¡Que soy su alma!  
 Gracias… alma mía. Gracias.
        --------------------------------0--------------------------------------
¿Recuerdas… el silencio de esa gran avenida? De esa calle ancha, blanca, perfumada. Sus grandes árboles, sus casas y edificios cerrados. Sin autos, sin gente. La briza, el frio y nuestra soledad, nuestra nueva amiga. Alma  mía. ¿Porque?
Han pasado los años, muchos años y no se el por qué. Siempre tú  y  yo hemos tenido todo y en realidad, jamás hemos tenido nada. Solo la soledad, el silencio. Sus voces, melodiosas, pero tristes, lejanas. También ese día, conocimos, la tristeza, en el sonido del agua de la fuente, que  lloraba y que solo tú, alma mía y yo, comenzábamos a comprender, porque nosotras, también, comenzábamos a conocer la soledad y a llorar.  
Alma mía, ¿Recuerdas la fecha?¿yo? Si la recuerdo muy bien y me pregunto: ¿Porque ese día, recibimos de regalo, esto, que jamás habíamos tenido, ni sentido y que ahora y desde ese día, siempre ha estado con nosotras? Alma mía. No entiendo. Te voy a dejar ya. Tu hoy, no quieres recordar.
Si mucho suspiras y nada me dices. Alma mía, hoy estas más triste que yo.  No hablemos más solo caminemos, por esta avenida, la misma donde conocimos a nuestra amiga fiel. La soledad.
Eva 
Viernes 16 de Noviembre de 2018
     Derechos de Autor  Reservados de la R. de C.                      


martes, 30 de octubre de 2018

UNA HISTORIA DE AMOR =2= EMPEZARÉ LA HISTORIA DE VIOLETA Y MIGUEL


-2-
UNA HISTORIA DE AMOR



EMPEZARÉ LA HISTORIA DE VIOLETA Y MIGUEL
Miguel, era el único hijo varón de la familia Valverde. Al nacer el, su madre murió. Por lo cual, siempre fue mirado con resentimiento. Eran sentimientos encontrados. Se le quería por ser el único hombre de la familia, el heredero de del apellido, de su estirpe. Pero, como ya les comente, no se le perdonaba las circunstancias de su nacimiento.
Por ello, desde muy niño fue mandado a estudiar lejos, a otro país, donde su educación,  formación moral, religiosa y social, fueron de lo mejor. Este chico, a veces, en el tiempo de vacaciones estaba en casa, en familia y se sentía, extraño. (Un extraño, entre extraños). Así, sus dos hermanas y su padre, lo  hacían sentir. Pero él, se refugiaba en sus amigos y a veces, en sus familiares lejanos sintiéndose mejor. Pero  siempre, con el deseo de regresar pronto a su Colegio, a su Ciudad adoptiva, que extrañaba.
Este, es un pequeño boceto, de Miguel. Pues en realidad, nadie a su alrededor, conocía sus cualidades, sus virtudes, sus sentimientos, que eran limpios, grandes, de una gran sensibilidad y ternura.  Mucha nobleza había en su corazón.  Pero también había mucha triste y más, cuando estaba en familia, en su Ciudad,  o en su País.
Ahora hablemos de Violeta:
¡Era linda! Con la típica belleza de su tierra. Mimada, amada, inquieta. Era la niña, de la familia Montevedra. Diferente a Miguel.  A ella se le amaba, a ella, se le tenía como a una reina; tanto sus padres, como toda la familia. Pero nadie notaba, que una de sus hermanas, desde siempre, era diferente. Algo sutil, pero diferente.
Miguel y Violeta, eran la pareja perfecta, de una historia de amor perfecta, de dos adolescentes, perfectos. Iguales en todo sentido. Social, económica, intelectual, tradicional y hasta religiosa.
(Estas observaciones, parecen sacadas de una novela del medioevo, pero así era nuestra sociedad, en el siglo pasado. ¡No hace nada!)
Ahora, el destino y la vida, comenzaría a jugar, con el destino y  la vida, de estos  dos chicos, lo que ellos, jamás se imaginaron y esperaban.
Ahora, comenzarían a caer máscaras, de hipocresía, de rabia, de envidia y el dolor marcaría la vida de los dos, para siempre. Aun ahora, después de tanto tiempo.
Eva.
Siglo XX = Siglo XXI
                                                                                     Protegido por Derechos de Autor de la R. de C. 


lunes, 29 de octubre de 2018

UNA HISTORIA DE AMOR = SIGLO XX - SIGLO XXI


-1-
UNA HISTORIA DE AMOR
SIGLO XX = SIGLO XXI
Todo estaba en calma, la vida en la casa de la familia Montevedra, ese día, transcurría de manera normal.  Nada raro hacía predecir que una gran tormenta estaba por estallar, por llegar.
La hija menor, de ese matrimonio feliz en todo sentido, estaba enamorada. ¡Si, por primera vez, estaba enamora y era feliz!
 Nadie les ponía peros a estos chicos. Los dos  eran unos jovencitos, tanto Violeta, así se llamaba ella, con a Miguel, que era el nombre de él.
Pero remontemos un poco al pasado. Tanto el uno, como el otro, eran hijos de dos familias amigas, conocidas de siempre, la misma posición social, las mismas costumbres y lo más importante, la misma posición económica. (Recordemos que en el siglo XX, todavía existían muchas tradiciones pasadas, de familia en  familia del  siglo IXX, tradiciones muy arraigadas en las altas esferas, de la sociedad de cualquier Ciudad o de cualquier País, donde los apellidos, la religión y el dinero, eran lo más importante en cualquier relación social, económica o familiar.
Bueno, este es el marco, el panorama general que rodeaba estas familias. Pero, como ya les comente, la tormenta estaba por llegar.
Fue una situación dura, muy dura y caótica, para el momento. Que dejó huellas muy profundas en dos chicos buenos por ese montón de sentimientos negativos que ellos, sin querer, despertaron a su alrededor.
 Lo más incomprensivo y duro, fue que sus enemigos, eran sus propias familias. 
Como es una historia real y uno de sus protagonistas, me la está contando, se hace grandes pausas, para dejar pasar el dolor de los recuerdos.
(En alguna oportunidad, yo, como amiga de los dos, he escrito, sobre su historia, una poesía, una anécdota, pero no su historia. Espero, hacerlo ahora,  con toda la veracidad, pasión y respeto que se merece, guardando su identidad y su intimidad)
Eva  
Siglo XX = Siglo XXI
                                                                                  Protegido por derechos de Autor de la  R.de C.

domingo, 21 de octubre de 2018

HOLA AMIGOS



Hola amigos:
 Volveré con mi  COLUMNA  “LA VOZ DE LOS QUE NO TIENEN VOZ”. ¿La recuerdan?
Es esa voz perdida que se levanta ante una sociedad que dice: Que la respeta y de un Gobierno que dice: La hace respetar.
Es la voz de los ancianos, de los viejos. Maltratados, nunca escuchados, jamás tenidos en cuenta, aún en las cosas más pequeñas o en las más trascendentales e importantes.
Pueden tener en  su haber, diplomas, que los acreditan como personas educadas y preparadas, viajadas y cultas. O pueden ser sencillas, pero con un gran bagaje de experiencia que siempre será útil a la sociedad, por lo ya vivido y aprendido en el transcurso de sus años. Pero son menospreciados porque tiene equis o zeta edad y son maltratados, en oficinas, en tiendas lujosas o sencillas. En el transporte, barato o caro. ¡Que risa! Por la familia, a la que le dio todo, o nada, si son solos, donde le quieren robar su vida, su derecho a vivirla, su identidad, “TODO” ¡Y la sociedad y las leyes también!
Pero lo más ridículo, lo y doloroso es ver como las prestadora de SALUD son las peores para tratarlos, para atenderlos para guiarlos.
 Mi columna está a su disposición, para que si lo desean, denuncien,  algún caso, de maltrato físico o psicológico (El más usado) que conozcan, pero sin nombres propios. Pero siendo Ud. sí, totalmente responsable de cada palabra que escriban o digan. De lo contrario no se publicará.
E. M. Escobar. S.
Periodista


jueves, 17 de mayo de 2018

MATILDE ALVAREZ DE ESCOBAR HA MUERTO




MATILDE ALVAREZ DE ESCOBAR

Otra vez la familia en pleno, enfrenta el dolor de otra  partida. Inesperada, incomprensible, pero tan real, como dolorosa.
Otro de los nuestros ha partido al mundo de la luz, del  amor, prometido por Dios. Otro que esperara, que los demás, lleguemos, para que de nuevo, estemos juntos.
Matilde Álvarez de Escobar  ha muerto.
 Fue la esposa fiel y enamorada, de mi hermano César Octavio Escobar Sierra (Tata).
Fue la hermana, mi hermana. La amiga, mi amiga. ¡De la que aprendí tantas cosas! Era buena, generosa, desprendida, e  inteligente.
No porque se haya marchado, puedo decir o tengo que decir, que era perfecta. No, Simplemente, era buena.
Era un ser humano, de gran valía, herencia recibida de su hogar.
 De ese hogar, de esa familia, donde nació, se crio y se educó. Por ello, fue la esposa de mi hermano, amada y querida  por  mis padres, como una hija más y querida por nosotros, (sus cuñados) como una hermana. 
Hasta siempre querida hermana.
Los recuerdos, de mi niñez, te incluyen. Aunque muchas veces, los hayamos olvidado.
Están ahí, existen y nada, ni nadie, los pueden borrar, desfigurar, cambiar, porque se vivieron.
Un abrazo para todos sus hijos, mis sobrinos:
Diego Luis, Beatriz Elena, Judit Matilde, Ángela María, Juan David, Tomás Santiago y Antonio José, que le sobreviven y toda su descendencia.
Eva,
Eva Margarita Escobar Sierra.
Bogotá, miércoles, 16 de mayo de 2018      

sábado, 31 de marzo de 2018

FELICES PASCUAS FLORIDAS



Felices pascuas floridas para todos mis amigos y conocidos
Eva
Eva Margarita Escobar Sierra
1 de abril  2018

sábado, 6 de enero de 2018

48 HORAS. NO MÁS




48 HORAS. NO MÁS

Capítulo IV

Bueno, miremos a la quinta de recreo de esta familia.
Estaban de vacaciones: Diciembre. Todo era alegría. La familia reunida y el dolor en asecho.
Síntoma: Dolor de cabeza, mucho dolor de cabeza de la pequeña, nada más, después de un día de juegos.
Cuatro médicos a su lado y su mamá, que siempre le tenía su manita blanca pequeñita. Una rosa, que se habría en manos de su madre.
Sus hermanos desde lejos, miraban, nada más. Mientras su padre corría, por salvarla.
La niña  dormía. Si a este estado de inconsciencia, se le puede 

llamar así.

 Pero  a su lado,  había alguien: un angel, que le leía cuentos, 

libros de aventuras, comics.

 Su afán, era no dejarla entrar en coma profundo y también ella, lo 

logró.

   El tifus, enfermedad tropical y en ese entonces, incurable, se 

había apoderado de ella y solo, en ese país en guerra, se 

encontraba esa pequeña esperanza.

Era una droga acabada de descubrir. Guardada como secreto de estado y hasta cierto punto, sin experimentar, pero, esa, era la única esperanza y tras ella, fueron, su padre y el médico.
              --------------------------------------------------------------
Bien, el continente estaba al frente, allí los dejamos.
Llegaron  a la costera Ciudad, a su Patria. De allí corrieron al aeropuerto y volaron a la gran Ciudad. A su Ciudad.
¡Pero si el bote corrió, el avión no se quedó atrás y menos el auto!
Llegaron y llegaron a tiempo: Los médicos estaban listos, todo estaba dispuesto,  todos vestidos de un blanco absoluto.
Tomaron la neverita donde traían la vacuna y en menos de cinco minutos, ya la niña la había recibido.
En esa noche de luna llena y de estrellas vivió la niña y sus padres también lo hicieron.
Eva

Sábado 6 de Enero de 2018
Relato Real. Derechos de Autor Reservado R.C.