Buhardilla

Buhardilla

Seguidores

miércoles, 3 de octubre de 2012

UNA LINDA VISITA



(Historia real, vivida por Mary)




UNA LINDA VISITA

Papá murió. Luego, siete años después, murió mamá. Al año de su muerte, dejé la casa familiar y me cambié a un lindo y pequeño apartamento.

A los pocos meses. Se me presentó un viaje. Sería mi primer viaje fuera del país  y  sola, sin ellos.

 Lo arregle todo en el trabajo, en el apartamento y cada detalle de él. Pero estaba asustado, sería una  nueva experiencia.  

Llegó el día. Tenía que estar en el aeropuerto  las seis de la tarde y el vuelo saldría a las nueve de la noche. Estaba tranquila, entre comillas. Todo estabas en orden y viajaba con toda clase de seguridades.

Bueno, me levanté muy  temprano. Me arregle muy bien y me puse un vestido deportivo y me fui para Misa de siete de la mañana.  Le pedí mucho a Dios y lo mismo hice, a las almas de papá y mamá. Regresé al apartamento y me acosté a dormir. Ya todo estaba listo y no tenía nada que hacer.

Al rato desperté, o creí despertar, no lo sé. (Pero aún ahora, creo que estaba despierta y muy consiente, pero no podía moverme.)

 Sentí que la puerta del apartamento se abrió, y  papá me saludó: Era su voz.  "Hola hija. ¿Ya llegó tu mamá? Veo que no. Como siempre retrasada y eso, que le dije que nos encontraríamos acá. Voy a conocer el apartamento y enseguida estaré contigo" 

 Hizo el recorrido y de donde estaba, iba dando su concepto. Lo que más le gustó, fue el estudio, donde al ver su escritorio, el comentarios fue lindo y se le sentía la voz emocionada.

En ese momento, de nuevo, la puerta del apartamento se abrió y papá salió a recibir a mamá. "Hola amor. ¿Dónde te quedaste?" Mamá le contestó. "Yo creí que ibas a recogerme y viendo que no llegabas, me vine." Papá le dijo: "Ven, vamos donde la niña." ...

Yo, todo lo escuchaba. Pero, no podía decir nada, ni moverme, ni sentía miedo.  Estaba  muy tranquila y muy despierta. (Esto es lo que creía y sigo creyendo)

Mientras llegaban a mí,  papá le contó a mamá que ya había conocido todo el apartamento y que le gustaba, que luego, lo vería ella.

Entraron a la alcoba, cogidos de la mano y se acercaron a la cama. Estaban hermosos, me besaron y se sentaron al borde de ella. Me tomaron de la mano y me dijeron, que no tenía por qué tener miedo de viajar sin ellos. Que  sería todo un éxito. Que todo me saldría bien  y que estaría acompañada por gente que me quería y era buena. Además, que no me sintiera sola nunca, que ellos estarían siempre conmigo.

Mamá se levantó, hizo el mismo recorrido que papá y desde la cocina me dijo:  "Es muy pequeña, a comparación de todos los espacios amplios del piso. Me gusta mucho, todo lo tienes muy bonito".

 Volvió a mi lado, me bendijo, lo mismo que papá. Me dijeron que ya no volverían nunca más y me repitieron, que aun así, siempre estarían conmigo. Me besaron de nuevo y salieron, Dejando la fragancia de sus respectivos perfumes .

Cuando llegaron, a la sala. (Yo, alcanzo a ver parte de ella desde la alcoba. Comenzó a caer una lluvia de estrellas, muchas estrellas y solo pensé: ¿Ahora, como las voy a recoger?

La puerta del apartamento se cerró. Me levante corriendo para volverlos a ver, pero no.  Las estrellas, desaparecieron y solo la campanilla de viento sonaba y se movía dulce y suavemente, mientras, en todo el apartamento se sentía el perfume de los dos 

El viaje fue todo un éxito, tal como ellos me lo dijeron.

No han vuelto Pero siempre los siento a mi lado, cuando los necesito. Les pido a veces, cuando estoy en un problema grande, que vengan, que me digan que hago, pero no lo hacen. Pero los percibo.

Esto me lo contó  la chica que viajaba a mi lado en el avión rumbo a Europa. Llamada Mary. Y con su autorización, se las cuento a Uds. 


Eva 


Miércoles 3 de octubre 2012
Derechos de Autor Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario